5D logo

Columnas

Tan británico

En su novela zumbona “Un yanqui en la corte del rey Arturo”, Mark Twain recrea mágicamente la vida en el Camelot del siglo VI en que se supone se movió el mítico monarca y su legión de caballeros de la mesa redonda.

 
 
 

Pese a la naturaleza absoluta de su reinado, las tareas diarias de Arturo no eran demasiado pesadas, según imagina el escritor, periodista, tipógrafo, minero y piloto del Misisipi. Su rutina era tan lineal que la circular de la corte confeccionada por el paje real decía: “Lunes: el rey cabalgó por el parque”. Los demás días de la semana eran rellenados con comillas.

¿Será muy diferente la agenda del flamante Carlos III de Gran Bretaña e Irlanda del Norte? Al parecer, le gustan los caballos. En sus días de Príncipe de Gales, Carlos participaba con brío de la tradicional cacería del zorro (fox hunting) en Derbyshire, tanto que uno de sus montados favoritos lo eyectó una mañana dándose tal porrazo que se dislocó un hombro. Nada serio, apenas unos días de internación en el Hospital Reina Elizabeth de Nottingham, el célebre condado cuyo sheriff persiguiera, en tiempo inmemorial, a otra leyenda inglesa, Robin Hood.

¿Para tan poco sirve un rey? Prima facie, así parece. El error es creer que lo hace por real haraganería cuando la realidad es que las funciones de un rey en las monarquías parlamentarias son tan precisas y acotadas que no hay lugar para desborde alguno de autoridad. De eso se trata el sistema.




 

Los 5 del día

Accedé a información única del mundo de los negocios. Ser miembro

Más conocimiento.
Menos riesgo.

Tomá decisiones más inteligentes con información del mundo de los negocios

que no vas a encontrar en ningún otro lugar.

Accedé a la membresía 5Días hoy para acceder a todo nuestro contenido.

Tomá decisiones más inteligentes con

información del mundo de los negocios que no

vas a encontrar en ningún otro lugar.

Accedé a la membresía 5Días hoy para acceder a todo nuestro contenido.

Ser Miembro Arrow right

¿Ya tenés una cuenta?