Lunes 28 de Julio del 2014

Política de regulación monetaria

21/08/2012 9:21am | ECONOMíA & NEGOCIOS |


Claudio Sánchez
csanchez@5dias.com.py


En el periodo comprendido entre el 16 de julio y el 17 de agosto del año en curso, el Banco Central del Paraguay desembolsó en concepto de vencimiento de Letras de Regulación Monetaria un total de G. 8,82 billones, mientras que colocó los mismos instrumentos en orden de G. 9,20 billones, con lo que el contractivo arriba a G. 372.700 millones.

La política monetaria del BCP está centrada en el control de la inflación. Para mantener los niveles de inflación dentro de los ratios acordados por el equipo económico del banco, el BCP utiliza Instrumentos de Regulación Monetaria (IRM).

Las letras son instrumentos de regulación que retiran liquidez del sistema como medio de contención de los porcentajes de inflación y funcionan de la siguiente manera:

Una de las razones principales de la suba general de precios es la sobre-liquidez o el exceso de dinero circulando dentro de una economía. Cuando existe mucho dinero en circulación, los precios tienden a subir por efecto de la mayor demanda que este dinero genera, motivo por el cual hay que evitar que ese volumen de dinero circule en las calles.

Allí aparecen las Letras, que son como los bonos del mercado de valores, pero que sólo son operables por el BCP con las entidades financieras del sistema. Los bancos comerciales colocan sus depósitos en las bóvedas del BCP y éste les entrega una letra a cambio.

Las letras tienen vencimientos que van desde los 13 días, es decir que el banco puede optar por colocar dinero a un plazo de 13 días y el BCP se lo devolverá una vez vencido ese plazo junto con un porcentaje de interés que hoy, para el plazo de 14 días (que es la referencia del BCP), está fijado en 5,5% (tasa de interés anual), siendo posible las colocaciones desde 13 días, pasando por 14, 63, 67 y hasta 365 días, con sus respectivas tasas de interés.

Fondos

El dinero con el que los bancos comerciales compran las letras de regulación es producto de los depósitos de clientes, por lo general. Ese dinero, en caso de no ser destinado a la compra de letras, sería puesto en circulación a través de créditos que el banco otorgaría.

Dado que las entidades bancarias son netamente comerciales, si encuentran más favorable depositar un volumen de dinero, a 14 días, a una tasa de 5,5% anual, en lugar de prestárselo a alguna persona física o jurídica corriendo el riesgo de morosidad y a plazos mayores, optará por obtener ganancias seguras y a cero riesgo con los Instrumentos de Regulación del BCP.

Ahora bien, el Banco Central, como entidad matriz encargada de la regulación del sistema y de llevar adelante la política monetaria, no es una institución cuyo fin es el lucro y es bien consciente que la regulación tiene un costo, así como que ese costo es necesario para el control de la inflación.

Entonces vemos que el equipo económico modifica las tasas de interés que paga por los IRM periódicamente y lo hace de acuerdo con el comportamiento de la inflación.

Es decir que, como ejemplo, podemos utilizar la coyuntura financiera del año en curso: la actividad económica del 2012 se vio sensiblemente afectada por el mal comportamiento climático, lo que repercutió en las exportaciones del agro, así como el rebrote a fines del 2011 de la fiebre aftosa en el país, lo que llevó al cierre de los mercados más importantes de la carne paraguaya, con lo que el balance, en comparación con años anteriores, está siendo bastante desfavorable.

Lo que sucede cuando dejamos de percibir divisas por exportaciones es que hay menos cantidad de dinero en circulación, lo que hace que la economía pierda dinamismo, a lo que el Banco Central responde bajando las tasas de interés de las Letras de Regulación a fin de que las entidades financieras encuentren más rentable prestar el dinero que comprar Letras, con lo que ese dinero que los bancos recibieron en depósito los vuelven a colocar en el sistema a modo de préstamos, por lo que el dinamismo económico se reactiva.

Sin embargo, ocurre que si el ingreso (a mero ejemplo) de divisas como resultado de un año excelente en exportaciones repercute en un exceso de liquidez, podríamos tener un volumen elevado de dinero circulando y un deseo consecuente de comprar y adquirir bienes, que repercutiría en la suba inmediata de los productos de mayor demanda, disparando la inflación que, para este año, está fijada en 5% con un margen de dos puntos más o menos.

Como respuesta inmediata, el Banco Central eleva las tasas de las Letras de Regulación, haciendo que las entidades financieras comerciales se vean tentadas a depositar dinero en el BCP en lugar de concederlo en créditos menos rentables, lo que hace que ese exceso de liquidez esté asegurado en las bóvedas del BCP.


G. 8,82 billones desembolsó el Banco Central del Paraguay (BCP) en concepto de vencimientos de Letras de Regulación Monetaria (LRM), en el periodo comprendido entre el 16 de julio y el 17 de agosto de 2012.

G. 9,2 billones colocó el BCP en Letras, en el mismo periodo.

5,5% es la tasa de interés anual, a 14 días de las Letras de Regulación Monetaria del Banco Central del Paraguay. 



MonedaCompraVenta
42804360
340380
18301900
170250
58006050
3544

@5Diaspy

Noticias más leídas